Skip to content


Sueños olímpicos

El primer éxito del tenis español en Londres 2012 llegó cuando aún ningún avión había partido hacía allá, cuando la Villa aún estaba cerrada y la gente asimilaba el resultado de la Eurocopa sin pensar en que el gran acontecimiento deportivo del año está por llegar. La ITF hizo pública la lista de entradas para el campeonato, los elegidos para poder estar en Wimbledon y disputar los Juegos, esa competición cuatrienal que marca carácter y jalona de medallas la pechera del competidor. Ahí empezó a ganar España.
El tenis nacional acudirá a Londres con seis jugadores y seis jugadoras, el máximo permitido por la organización. Sólo Estados Unidos, país de 308 millones de habitantes y que peleará por encabezar el medallero global de los Juegos, tendrá tantos competidores en las pistas de hierba de la capital inglesa.
Todo eso es el éxito, la demostración empírica de que el tenis español es profundo y variado, con pocos puntos débiles, un ejemplo para todo el mundo que ve en nosotros un ejemplo a seguir. En Londres la lucha será por el máximo. Nuestros jugadores y jugadoras siempre han demostrado talento y orgullo sobrado para competir. Ganar o no depende de muchos factores, pero con nuestro equipo nunca nos quedará la duda de que dieron todo por conseguir la gloria: nuestros tenistas son voluntariosos, obcecados y ejemplares en su profesión.
La relación del tenis español y los Juegos Olímpicos es una historia de éxito. En la época moderna, desde que nuestro deporte volvió al programa oficial en 1988, nunca hemos vuelto sin una medalla. Seúl, Barcelona, Atlanta, Sidney, Atenas, Pekín, lugares en los que se luchó hasta las medallas, siempre se consiguió el reto que hoy vuelve a ser un objetivo. La siguiente parada es Londres, un nuevo intento de continuar una senda de victorias e imágenes para el recuerdo.
Rafael Nadal, nuestro abanderado, consiguió en Pekín el primer oro de la historia de nuestro tenis. Su nombre ha sublimado nuestro deporte, lo ha puesto en boca de todo el mundo. Él abrirá la delegación española y, cuando llegue a la pista, volverá a mostrar los valores que le han hecho grande como deportista, esos valores que siempre trataremos de inculcar en nuestro deporte.

José Luis Escañuela
Presidente
Real Federación Española de Tenis

Autor José Luis Escañuela.