Skip to content


La memoria del corazón

Recientes investigaciones parecen concluir que, más allá del cerebro, el corazón tiene memoria. Y que los afectos, los anhelos, las luces y sombras de nuestras vidas no sólo se ubican neuronalmente, sino que, también, tal vez, se residencian en la tierra.

He repetido varias veces que, quizás, la asignatura pendiente del ser humano, sería disponer de un dispositivo que le permitiera retener sensaciones, de manera que, en la ausencia de ellas, pudierámos evocarlas, como si estuviéramos nuevamente allí, cuando ocurrieron.

Para los sufíes –que no tienen dogmas ni doctrinas-, no existen fronteras en el Universo; sino que, todo está conectado entre sí. La tarea esencial del ser humano consiste, pues, en limpiar nuestro corazón de ego o autoengaño. En palabras de Khrisnamurti,

“y en esa distancia, la división de entre el que ve y lo visto,
En esa división radica todo el conflicto del hombre…”

En un año que se anticipa duro en los retos –con unos Juegos Olímpicos, en los que el tenis nunca dejó de ser medalla-; y donde afrontamos la Permanencia en el Grupo Mundial del Equipo de Copa Federación; así como los derivados de una Copa Davis que tal vez esconda unas Semifinales posibles, quiero recomendar a todos los que nos haceis grandes, mirar con el corazón.

En la memoria de éste, dejo las emociones vividas en el 2.011 e intento retenerlas en el sendero del corazón. Y al hilo de los tiempos que vendrán, de los retos que este año 2.012 nos brindará, tal vez fuera necesario, como decía Ramón Sampedro,

“Dejadme… para que me abrace el sol, el viento y la luna,
mientras la vida me devore mordisco a mordisco…”

Gracias a todos y mis mejores deseos para nuestros jugadores y jugadoras que hacen España en cada Campeonato.

José Luis Escañuela
Presidente
Real Federación Española de Tenis

Autor José Luis Escañuela.

Etiquetas , , .