Skip to content


El 40º Aniversario del Club de Tenis Oromana

presidente_2Una vez concluído el Masters Nacional desarrollado en Sevilla con la victoria de David Ferrer y Mª José Martínez, se celebró en el Club de Tenis Oromana, en Alcalá de Guadaira, el 40º Aniversario de su fundación. El Club de Tenis Oromana es uno de los más importantes de la provincia de Sevilla. Se encuentra en un paraje único, junto a los pinares de Oromana. Como todas las entidades que poseen una amplia historia, su localización inicial fue el antiguo Correccional, y, desde allí, finalmente se ubicó, merced a un Convenio con el Ayuntamiento del municipio, en lo que es su actual emplazamiento.

La vida de las instituciones está intrínsecamente ligada a la trayectoria de las personas que las dirigen. Para ello es necesario, como decía Petit, que los dirigentes sean capaces de fundamentar sus decisiones en convicciones que sean asumidas por quienes han de soportarlas, de manera que explicíten una voluntad común.

En el caso del Club de Tenis Oromana, su presidente Antonio Sánchez, ha liderado la entidad durante treinta años. El acierto en su gestión no sólo está basado en su presencia en la sociedad alcalareña de manera solvente y aportando soluciones dinámicas para una localidad en permanente desarrollo, ni siquiera en la modernidad de sus instalaciones, erigidas sin coste adicional para la masa social incluso en las circunstancias de crisis que nos asolan, ni tan siquiera por la representación institucional en todos los ámbitos que la entidad ha alcanzado, en prueba de su trascendente primacía.

Si hay algo que caracterice y califique el ejercicio de la presidencia de Antonio Sánchez, ha sido ser capaz de mantener unida, incluso en los más duros momentos, a todos los socios de la entidad. Visitar el club supone encontrar una sociedad viva, moderna y unida en torno a la institución. En las sociedades romanas, sus ciudadanos tenían la capacidad de defender puntos de vista diferentes sobre las cuestiones ordinarias de gobierno, pero tenían la responsabilidad de permanecer unidos en torno a Roma, frente a cualquier circunstancia externa que supusiera una amenaza. En términos de símil, tal unidad podría calificarse de “religiosa”, aún cuando este concepto no es más que un remedo del concepto de ciudadanía, forjado primero en la antigua Grecia y posteriomente en Roma.

La celebración del cuadragésimo aniversario del CT Oromana supuso constatar todo lo anterior. En un acto muy emotivo, se homenajeó a Paco Castaño, tan ligado a la entidad y al propio tenis como deporte, y se impusieron medallas de oro a los socios más antiguos. El acto finalizó con la excelente interpretación del nuevo himno del club, así como con el cántico posterior de villancicos.

La mañana nos hizo a todos recordar por qué los clubes constituyen la esencia de lo que somos. Fernando Fernández Ladreda, que lidera el Comité de Clubes, tiene el poder de la convicción al respecto y nos suele recordar permanentemente la trascendencia de los mismos.

La visita que un día después de culminar un gran trabajo de organización del Máster (felicito al equipo de la RFET y al de la FAT por el excelente esfuerzo acometido), realizamos en Alcalá de Guadaira, nos brindó a Jaime Amengual (al que agradezco su compañía) y a mi mismo, una brizna de aire fresco en un día soleado de Sevilla, que nos demostró que el hombre sólo cabe en la utopía.

José Luis Escañuela
Presidente
Real Federación Española de Tenis

Autor José Luis Escañuela.

Etiquetas , .